Estás en el blog de mk+2

  • Maggie Garcin

Foodinstagramming

No lo niegues, tu también has subido fotos de tu comida a Instagram.


Te puedo apostar a que, mientras haces scroll en tu feed de Instagram, no te topas con una, ni dos, sino con muchas fotos o videos de comida y bebidas.

Desde el desayuno, hasta el postre, es muy común que la gente sienta una gran necesidad de compartir aquello que está comiendo en sus redes sociales. En específico, un 25% del contenido de estas plataformas, es comida.

Antes, no podíamos tocar los alimentos sin primero lavarnos las manos, o bendecir la mesa. Ahora, está prohibido tocarlos, sin antes tomarles una foto. ¿Por qué?


Primero que nada, porque la comida, en su mayoría, suele ser muy estética. Sobre todo cuando vamos a un restaurante. Esto se traduce en un elemento visual atractivo para nuestro feed, sin un esfuerzo extra en su producción.

Segundo, porque de acuerdo a estudios psicológicos, cuando, al experimentar una vivencia, la fotografiamos para más tarde compartirla en redes, nos podemos sentir más felices o afortunados de vivirla. #SinFotoNoCuenta

Y por último, las fotos de comida suelen ser altamente likeables. Y nuestros cerebros identifican los likes como un refuerzo positivo.





Esto, a nivel personal. Pero los restaurantes y marcas de alimentos, también lo han sabido comprender y explotar. Es más probable atraer comensales a un nuevo restaurante, si dicho lugar tiene cuenta de Instagram y sube fotos no solo del lugar en sí, sino de los muchos platillos que ahí se puedan encontrar. Entre más "instagrameable" el platillo, más personas querrán ir, no solo para probarlos, sino para que estos alimentos tan fotogénicos, también sean parte de su feed y hagan su magia con los likes.


Si tienes, o estás pensando en abrir un restaurante o alguna marca de alimentos y bebidas, no dudes en buscarnos, en mk+2 hacemos contenido clave para tus redes sociales, así como estrategias únicas de branding.