Estás en el blog de mk+2

  • Maggie Garcin

Hecho en México

Desde siempre, en este querido país nuestro, ha existido el famoso "malinchismo", ese mal que nos ha aquejado a todos por lo menos en alguna ocasión. Elegir un producto extranjero antes que uno mexicano, ha sido parte de nuestra cultura por muchos años.


Sin embargo, me parece acertado decir que esta situación ha cambiado, para bien. Desde hace tiempo hay una corriente muy fuerte de consumir local, apoyar a los artesanos mexicanos, dejar el dinero en México y no en el exterior. ¿A qué se debe esto? me atrevería a decir que es una reacción natural en contra del fenómeno de la globalización. Sí, la globalización trae consigo muchas cosas positivas, pero con la apertura de la comunicación y la información gracias a las redes sociales, también se ha fortalecido la conversación sobre situaciones desfavorecedoras para ciertos grupos sociales y para el medio ambiente, por ejemplo con fenómenos como el fast fashion.





Hoy en día es más difícil ignorar o desconocer el origen de ropa de cadenas como Zara, H&M o de plataformas como Shein. Su producción a gran escala no solo es poco ecológica sino que además se aprovecha de grupos vulnerables de países del tercer mundo para su producción.

Situaciones como esas son las que hacen que la gente, en especial las nuevas generaciones, se planteen un cambio de estrategia al momento de realizar una compra, optando muchas veces por marcas de emprendedores mexicanos, o que involucren a artesanos nacionales en el proceso, que, tal como lo hablábamos en el post sobre la RSC, saben que hacer de la sustentabilidad uno de sus valores clave, va a atraer a una parte del mercado que está creciendo en poder adquisitivo, y que, a pesar de que el precio sea mayor, preferirá, antes que ir por una cadena internacional de fast fashion, comprar #HechoEnMéxico


En mk+2 identificamos las fortalezas de tu marca, y construimos mensajes a la medida para tus audiencias. ¡Escríbenos!