Estás en el blog de mk+2

  • Andrés Domínguez O.

No todo es color de rosa.

Actualizado: mar 17

En los pasados meses, Burger King ha tenido muchos aciertos, posicionándose en este año de pandemia como una de las empresas que mejor supieron adaptarse a esta Nueva Normalidad.


Primero, comenzaron con el comunicado por COVID19 que invitaba a las personas a consumir en McDonald's, rompiendo con una barrera de competencia a muerte que han tenido las empresas en los últimos años. Claro, el 2020 cambió las cosas para todos y Burger King acertó al invitar a sus seguidores a consumir en todos los restaurantes, sin importar que sean su competencia directa.

En tiempos de pandemia, la industria restaurantera fue de las más afectadas y con el siguiente comunicado, Burger King metió un golazo.


Después vino el rebranding de la marca. Renovando su imagen con un logotipo simple y retro, acompañado de una identidad visual que se adapta a las nuevas tendencias y a las exigencias de logística que presenta la industria de la fast food.


Si bien su logotipo nuevo es simple y directo, el verdadero acierto estuvo en el lenguaje visual que nos presentaron. Ejemplo de ello son los nuevos uniformes de los empleados, que son de color café porque detectaron que, en el proceso de la preparación de alimentos, los empleados solían manchar su uniforme, aparentando suciedad y desorden. Con el color café se disimula esto. Genios.


Pero claro, como la comunicación es una máquina que nunca para, Burger King terminó su año Coronavirus de tal forma que incluso algunas personas olvidaron sus éxitos anteriores.


Con el fin de aprovechar el Día Internacional de la Mujer, Burger King UK decidió sacar un comunicado para hacer conciencia sobre las pocas mujeres que trabajan en las cocinas de los restaurantes, especialmente como Jefas de Cocina, pero esta vez, la campaña no tuvo el mismo recibimiento que las anteriores.



¿Las mujeres pertenecen en la cocina? Un mensaje difícil de comunicar en una época en donde ya no se tolerará más las prácticas machistas. Claro, su mensaje tenía una intención muy buena e incluso iba acompañado de becas para empleadas de Burger King, pero la forma de expresarlo no necesariamente fue la mejor. En mk+2 creemos que uno de los principales errores de la campaña fue que el tuit con el que salió la campaña, únicamente decía Women belong in the kitchen, continuando con la explicación en los siguientes tuits. Aciertos y errores. En la publicidad nada es siempre de color rosa.



Si quieres conocer más sobre lo que hago y los proyectos de MK+2, no dudes en contactarme directamente en mi correo (andres@mkmasdos.com) o en www.mkmasdos.com